Saltar al contenido

Aprende a decirle NO a un niño sin que salga llorando

Decirle no a un niño sin que salga llorando puede ser difícil, pero no es imposible. Conseguir esta acción de forma positiva puede lograrse y hoy te mostraré como hacerlo.

En caso de que la palabra NO esté dentro de tu vocabulario día a día y piensas que tus hijos al escucharla unas veinte veces no ha conseguido un efecto positivo, es momento de que leas este artículo. Y es que existen forma de decirle no a un niño sin que se vea afectado.

Cómo decirle NO a un niño apropiadamente

Normalmente, los padres tienen a usar el NO como respuesta a los niños de una forma habitual. “No uses eso, no abras la caja, no corras tanto, no rayes las paredes, no te subas al columpio, no enciendas el televisor, etc. Se crea un constante hábito de respuesta de “no es esto” y “no es aquello”. ¿Acaso es extraño que los niños atraviesen la etapa del “NO” con las respuestas que le damos?

El hecho es que son demasiados “NO” que transmiten un mensaje negativo a los niños. Asimismo, los padres que dicen “SÍ” a prácticamente todo, podrían ser los responsables de una conducta egoísta y malcriada del niño.

Lo mejor es que haya un balance apropiado entre no y sí. O mejor, que logres aprender a decir NO a los niños de una manera positiva, o sea, sin pronunciar directamente el “NO”.

Porque mientras le muestres a los niños lo negativo de las cosas sin decirlo directamente, es más que posible obtener un beneficio. ¿Por qué pasará esto? De esta manera, los niños comprenderán y entenderán que existen reglas establecidas por nosotros. Es así como crecerán siendo más responsables de los actos que realicen.

Buscarán actuar de una forma más independiente y su autoestima crecerá. Además, existirá una mejor armonía en el hogar, optimizarán sus habilidades y darán con nuevas aptitudes al prevenir cualquier berrinche o rabieta en general.

Algunas ideas para decirle NO a un niño de manera positiva

El secreto está en poder decir que no haga algo cambiando el lenguaje. Al final, estaremos diciendo lo mismo pero de una manera diferente y apropiada.

Si utilizas el NO periódicamente como “No puedo”, “no tengo tiempo para ti”, “no puedes ir con tus amigos”, “no tomes la Tablet” “no le pegues a tu hermano” “no hagas esto” “No hagas aquello”; el mensaje terminará siendo negativo. Esto conllevará a una conducta inapropiada por parte del niño. Además que abusar del “NO” terminarás haciendo que no te presten atención.

El “NO” puede ser usado para algo que realmente sea importante, algo que supondría un peligro inminente para el niño. Por ejemplo, escenarios de riesgo para el niño. Como cuando quiere cruzar la calle sin ir de la mano contigo o asomarse por la ventaja. Para todo es necesario usar fórmulas positivas que logren un balance en la conducta del niño.

Con esto, ya tendrás una idea de cómo decirle NO a un niño. Lo mejor de todo es que no será necesario perder los estribos en el proceso.